Buscar
  • BCD

Namibia, África en estado puro


Entre paisajes de dunas infinitas, costas sobrecogedoras y las tradiciones de sus tribus, Namibia ofrece una faceta del continente africano sin aditivos.

Namibia es un país de contrastes que muestra todos los paisajes posibles del continente africano. Desde el desierto Namib, con sus costas de elevadas dunas, hasta la misteriosa Costa de los Esqueletos, pasando por los bosques nororientales, el increíble Parque Nacional de Etosha y el impresionante cañón del río Fish. Un lugar donde convive el recuerdo colonial con las tradiciones ancestrales de los hereros, himbas y bosquimanos. Claves para descubrir Namibia:

1. Las tribus. Las principales son los herero, los himba y los bosquimanos. Los herero son sobre todo ganaderos y agricultores y las mujeres se reconocen fácilmente por su colorido vestuario, adoptado en el siglo XVI cuando los misioneros alemanes les obligaron a cubrir su cuerpo. Los himba son seminómadas y su actividad principal es la ganadería. Las mujeres himba poseen la pe­culiaridad de untarse la piel y el pelo con una crema a base de cenizas, manteca vegetal y el polvo de una piedra rojiza que les da su peculiar tono de piel. Los bosquimanos se encuentran en la reserva de Nyae Nyae y mantienen viva su cultura con su música, arte y su peculiar idioma, compuesto en parte por característicos chasquidos.

2. El desierto de Namib ofrece un impresio­nante paisaje de dunas de arena rojiza a las que se puede ascender y que representan fielmente la imagen que todos tenemos del desierto. Un buen lugar para tener una pers­pectiva completa de la zona es Carp Cliff, que ofrece una vista espectacular.

3. La Costa de los Esqueletos es un litoral marcado por el perfil de llanuras inmensas de dunas y el de los barcos naufragados que reparten sus restos por la costa a más de 200 metros del agua, dando un aspecto irreal a la zona.

4. El Parque Nacional de Etosha es cono­cido como “el Gran Lugar Blanco” y acoge grandes manadas de animales. Su principal atractivo es la relativa facilidad con la que pueden ser contemplados, especialmente durante los secos meses de invierno.

5. La zona desértica de Sesriem-Sossusvlei comprende el cañón de Sesriem y la laguna y dunas de Sossusvlei. El cañón es producto de la erosión del río Tsauchaub, que se hun­de en una garganta estrecha y profunda, y Sossusvlei es una enorme laguna o depre­sión arcillosa rodeada por las formaciones de dunas más altas del mundo, algunas de las cuales superan los trescientos metros.

6. El castillo de Duwisheb. Parece increíble pero en Namibia existe un castillo al más puro estilo centroeuropeo que fue construi­do a principios del siglo XX con materiales llegados de Europa.

7. El cañón del río Fish es impresionante en su tamaño y forma, con sus 160 kilómetros de longitud y 500 metros de profundidad. A lo largo de él hay varios miradores que muestran panorámicas impresionantes. Probablemente lo más destacado son las fuentes termales de Ai-Ais, situadas en la orilla del río en medio de un paisaje lunar, en las que brota agua a una temperatura media de 60 ºC.

8. En Cape Cross se encuentra una reserva que alberga 200.000 focas. Aquí desembarcó el portugués Diego Cao, el primer europeo que llegó al país y colocó un cruceiro cuya re­producción se puede contemplar hoy en día.

9. Reserva natural de Walvis Bay. Zona de humedales, se extiende en 45.000 hectáreas y en ella se encuentra una salina que alberga hasta 60.000 aves. Hay una ruta a pie de unos 3 km y un recorrido para hacer en todoterreno que va desde Lovers Hill hasta Sandwich Boundary. Así mismo, en los alre­dedores se puede disfrutar de actividades tan maravillosas como mini-cruceros para contemplar a los delfines y focas. También se pueden recorrer la dunas en quads o sobrevolarlas en avioneta.

Volver


71 vistas

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com